Vuelta a las Rutinas

0%

Resumen del contenido:

La vuelta al trabajo tras las vacaciones, el inicio del curso escolar o simplemente el cambio de horario tras los ritmos y rutinas típicamente más relajados del verano es algo que suele preocuparnos bastante/ mucho /en exceso/alarmantemente (selecciona aquí el más apropiado).

El fin del periodo vacacional nos genera una macedonia de emociones, y a menudo a nuestras propias preocupaciones tenemos que sumar las preocupaciones y los nervios por el inicio de una nueva etapa en la vida de nuestros hijos, las dudas sobre su adaptación, etc.

Estar pensando constantemente en algo, pero sin llegar a tomar una decisión que permita desatascar la situación, es realmente mucho más agotador y estresante que tomar acción de una vez.

Cuando nos quedamos atascadas en un bucle de pensamientos, al que sólo vamos añadiendo cada vez más y más cosas, pero sin dar salida a ninguna de esas futuras acciones, la montaña se va haciendo cada vez más y más grande.

Cualquier cambio nos genera estrés, porque supone salir de nuestra zona de confort, pero quedarnos en la indecisión nos genera mucha inseguridad, y es entonces cuando se dispara nuestro estrés, y hasta la decisión más sencilla nos parece un mundo.

Vamos a ver cómo soltar lastre y liberar carga mental.